Historia de la Virgen de Chiquinquira

  • August 1, 2014
  • Historia de la Virgen de Chiquinquira
  • Historia de la Virgen de Chiquinquira

Este Domingo 6 de Julio del 2014 nuestra gran representación de hermanos Colombianos celebrará su fiesta Patronal – Virgen de Chiquinquirá con una Santa Misa en Español llena de colorido, alegría, amistad, sencillez y amor a Cristo Jesús y a su Santísima Madre en su vestido de la Virgen de Chiquinquirá…todo esto un fiel reflejo de lo que es el gran pueblo Colombiano.

Te esperamos para que en un ambiente de fiesta y comunión celebremos juntos!

Historia de la Santísima Virgen del Rosario de Chiquinquirá

Origen de la Sagrada Imagen

Cuenta la historia que en 1560 llegó como encomendero al pueblo de Suta Boyacá, el español Antonio de Santana, quien como buen cristiano por intermedio del Hno. Dominico Andrés Jadraque, encargó en Tunja a Don Alonso de Narváez una imagen de la Virgen del Rosario. Esta pintura se hizo con mezcla de tierras de colores y zumo de hierbas y flores en un lienzo tejido por los indios. Como la tela era más ancha que larga, para llenar los espacios el pintor colocó a la derecha a San Antonio de Padua por ser el santo del encomendero y a la izquierda a San Andrés Apóstol patrono del religioso que agenciaba la imagen. El pintor cobró por este trabajo veinte pesos oro.

El Cuadro es colocado en la Capilla de Suta.

Chiquinquira Cuadro
Terminado y entregado el cuadro fue colocado en 1562 en la Capilla que Santana había construido en su hacienda de Suta para tal fin. Como ésta era de paja y bahareque; pronto se hicieron goteras y el agua daño tanto la pintura que el padre Leguizamón la hizo quitar del altar y se la entregó a Santana, quien mandó el lienzo como inservible a los aposentos de Chiquinquirá, en 1578.

A principios de 1585 llegó de España María Ramos, en busca de su marido Pedro de Santana, quien residía en Tunja, pero por el mal trato que éste le daba, pasó a vivir con la viuda de Antonio de Santa Catalina de Irlos en los aposentos de Chiquinquirá, sitio en aquel entonces apenas conocido y despoblado bajo la jurisdicción de Suta.

Estaba María Ramos arreglando la habitación y con deseos de adquirir una imagen de la Virgen, cuando vio en un cuarto donde dormían los animales, un lienzo abandonado en el que apenas se notaban rastros de alguna pintura, sin que se pudiera descifrar de quién era. Al saber María Ramos que en ese lienzo se había pintado la imagen de la Virgen, ahora dado por inservible después de haber sido utilizado para asolear trigo, se afligió por el descuido de la imagen, la arregló como pudo y la colocó en la pared del cuarto donde diariamente rezaba el Santo Rosario.

El 26 de diciembre de 1586, hizo María Ramos su acostumbrada oración y a eso de las nueve de la mañana iba saliendo del oratorio cuando la india Isabel con un niño de cuatro años llamado Miguel pasaba por frente a la puerta, mirando hacia adentro exclamó: “Miren, miren”. Volvió a mirar la india y asombrada gritó a María Ramos diciéndole: “Mire, mire, Señora, que la Madre de Dios está en vuestro asiento y parece que se está quemando”. María Ramos llena de asombro vio que la Sagrada Imagen estaba en el suelo y despedía grandes resplandores que iluminaban el cuarto; corriendo se postró a los pies de la Imagen y vio que en el lienzo aparecía bien delineada y en vistosos colores la Imagen de la Santísima Virgen con el Niño en sus brazos y el Rosario en la mano; a los lados aparecían las imágenes de San Antonio y San Andrés. Después de que cesaron los resplandores levantaron el cuadro y lo colocaron en el sitio en que antes estaba. El rostro de la Virgen permaneció todo aquel día encendido y después quedó la pintura tal como hoy día aparece. Esta misteriosa iluminación se repitió ante numerosas personas el 30 de julio de 1588 y el 5 de Enero de 1589.

Comprobación Jurídica de los hechos

Ese suceso se propagó por todas partes, e inmediatamente fueron acudiendo caravanas de peregrinos a contemplar la Sagrada Imagen renovada. Entre ellos un ciego que, lleno de fe, comenzó a rezar el Santo Rosario y antes de terminarlo recobró completamente la vista.

Los extraordinarios milagros que empezaron a obrarse por intercesión de esta Sagrada Imagen hicieron que se llevara a cabo un proceso investigativo de estos hechos. Se indagó a María Ramos, a los testigos y a los que habían sido favorecidos con los milagros. El tribunal de investigación comprobó lo extraordinario y sobrenatural de este acontecimiento.

Favores Extraordinarios

Desde que se renovó la Sagrada Imagen de la Virgen se han venido obrando los más estupendos milagros, a diario se presentan curaciones milagrosas de enfermos desahuciados e incrédulos convertidos. Es conmovedor ver a centenares de pecadores que después de 15, 20 y hasta 30 años sin confesión, al ver la sagrada Imagen algo extraordinario los mueve a cambiar de vida y arrepentidos piden confesión. El más incrédulo se conmueve al ver el fervor con que los peregrinos acuden a venerar a la Santísima Virgen, que llorosos y confiados exponen ante ella sus necesidades con una fe que asombra a los mismos sacerdotes.

Coronada Canónicamente y Declarada Reina de Colombia

En 1908 se pidió a la Santa Sede la Coronación canónica de la Sagrada Imagen, petición, que fue fallada favorablemente el 9 de enero de 1910. Comisionado para ejecutar el decreto Monseñor Eduardo Maldonado Calvo, se llevó la Imagen a Bogotá con ocasión del Primer Congreso Mariano Nacional y el 9 de Julio de 1919 después de la Misa Pontifical, y en presencia del Presidente de la República Marco Fidel Suárez, el Nuncio Apostólico, varios Arzobispos y Obispos, el Cuerpo Diplomático, el ejército y gran multitud de fieles, fue solemnemente coronada y proclamada Reina de Colombia, en el atrio de la Basílica.

Descripción del Cuadro

El cuadro mide 1.13 de alto por 1.26 de ancho; la Imagen de la Santísima Virgen mide 1.05, está de pie sobre la media luna, destacándose su modesta actitud y su inefable sonrisa; sus ojos entrecerrados la revisten de una hermosura admirable que mueve a un santo recogimiento, fenómeno ponderado por muchos que se han detenido a contemplarla. Lleva sobre la cabeza una toca blanca, la túnica es rosada y el manto azul celeste, un rosario cuelga de la mano izquierda; y con la derecha tiene un cetro; el Niño sustenta en la izquierda un Rosario y en la derecha un pajarito. A primera vista se descubren los vestigios de las goteras que corrieron sobre la pintura. Un fuerte cristal alemán protege el lienzo desde 1897.

Revive tan bonita Celebración Patronal de la Virgen de Chiquinquirá. el pasado Domingo 7 de Julio 2013 en nuestra galería.